BIENVENIDO A MI BLOG

Bajo los molinos de la Mancha, empiezo mi sueño , mi nuevo blog de recetas que aprendí durante toda mi vida. Me gusta mucho la cocina tanto que ha sido mi trabajo: cocinera en mi propio negocio y despues de hacer dos blogs para mis hijos de sus restaurantes. Hoy empiezo el sueño de este blog para compartirlo con todos vosotr@s, solo pretendo dar rienda suelta a una de mis aficiones y mostrarlo a quien quiera asomarse hasta aquí, gracias por ello. GRACIAS por entrar te deseo que tengas un maravilloso día desde Albacete la vida es en parte como tu quieres que sea)

jueves, 2 de abril de 2009

TARTA DE CHOCOLATE BLANCO


Tipo: Postres/Repostería
Dificultad: Media
Nº de Personas: 8
Para el adorno
azúcar
1 clara
rosas blancas

Para el almíbar
1 vaso de agua
1 vaso de azúcar
1 copa de jerez dulce o Pedro Ximénez
1 corteza de limón

Para el bizcocho
6 cucharadas de azúcar
6 cucharadas de harina
6 huevos
ralladura de 1 limón

Para el relleno
200 g de chocolate blanco
2 cucharadas de leche o nata líquida
2 cucharadas de mantequilla
1/2 kilo de nata montada con azúcar

Para la cobertura
1/2 kilo de nata montada con azúcar
Preparación:

BIZCOCHO:
Batir los huevos con el azúcar y la ralladura de limón en la batidora de varillas hasta que estén muy espumosos, añadir a mano y, poco a poco, la harina, y llenar un molde de 24 cm de diámetro (engrasado con mantequilla y enharinado) hasta las 3/4 partes y cocerlo en el horno a 175 °C durante unos 25-30 minutos. Desmoldar, colocar el bizcocho en una rejilla y, cuando se enfríe, cortarlo a la mitad.

ALMÍBAR:
Hacer un almíbar con el agua, el azúcar y la corteza de limón, cocer 5 minutos y añadir jerez o Pedro Ximénez.

RELLENO:
Fundir el chocolate con la mantequilla y 2 cucharadas de leche o nata líquida, sin parar de mover, a fuego suave o al baño maría; dejarlo enfriar moviendo de cuando en cuando. Mezclar la nata montada con el chocolate con movimiento envolvente y con cuidado de que no se baje y guardar en la nevera unas horas para que tome cuerpo.

ADORNO:
Comprar rosas blancas comestibles (hoy se venden sin abonos ni pesticidas para que se puedan comer), batir ligeramente la clara de huevo y pintar con un pincel las hojas de las rosas. Poner el azúcar en un plato y rebozar las rosas para que se les pegue el azúcar. Dejar secar y quedarán duras.

MONTAJE:
Bañar un disco de bizcocho con el almíbar y colocarlo en la fuente. Cubrirlo con una gruesa capa del relleno de crema de chocolate blanco y cubrir con la otra capa de bizcocho bañada en almíbar. Cubrir la superficie con la nata de la cobertura lisa y los bordes con la nata puesta en manga con boquilla rizada. Rematar la superficie de la tarta con las rosas acristaladas.

Presentación:

Servir la tarta entera o en porciones con forma de cuña.